XI Congreso de FEDALMA: mi visión

Este viernes y sábado pasados se celebró en Miranda de Ebro el XI Congreso de FEDALMA, bajo el lema “Lactancia materna, sin fecha de caducidad”.

fedalmaCartel2014

Este post no pretende ser un review del congreso, sino más bien qué he sentido a lo largo del mismo. Para mí ha sido corto, pero muy intenso.

Me he dado cuenta de que un congreso de este tipo puede ayudar a sanar, a encontrar respuestas y a sentir que no estás sola. Es maravilloso ver cómo hay tanta gente luchando día a día para que las madres que deciden amamantar sean apoyadas y conseguir que se sientan satisfechas y seguras de la decisión que han tomado.

Escuchar a personas tan comprometidas con la salud de los bebés, ha sido realmente motivante y esperanzador. Ha habido discursos llenos de sensibilidad e implicación.

Me encantó escuchar en directo a José María Paricio, su charla fue como siempre muy interesante. Me quedo con la frase:

Llevamos siglos minando la autoestima de la mujer.

El primer libro que me leí cuando estaba embarazada fue “El poder de las caricias” de Adolfo Gómez Papí, que me adentró en el mundo de la crianza “instintiva” y escucharlo en directo ha sido realmente emocionante.

Pero la charla que con diferencia más me llegó, por mi experiencia personal, fue la de María Jesús Fernández, psicóloga perinatal. Nos habló del apoyo que hay que dar a las familias ante una lactancia perdida. Mi lactancia no ha sido una lactancia perdida, pero sí una lactancia con un inicio difícil y con muchos baches. En este otro post os conté mi experiencia. Oír nombrar las emociones que viví durante estos casi tres años de lactancia hizo que se removieran sentimientos que pensé tenía olvidados. En este aspecto creo que ha sido sanador.

Finalizó la charla con esta diapositiva, que mostraba un precioso texto atribuido a José Saramago (algo que al parecer no está confirmado).

congreso_diapo_saramagoEl texto dice lo siguiente:

“Hijo es un ser que nos prestaron para un curso intensivo de como amar a alguien más que a nosotros mismos, de cómo cambiar nuestros peores defectos para darles los mejores ejemplos y de nosotros aprender a tener coraje.

Sí. ¡Eso es! Ser padre o madre es el mayor acto de coraje que alguien pueda tener, porque es exponerse a todo tipo de dolor, principalmente el de la incertidumbre de estar actuando correctamente y del miedo de perder algo tan amado.

¿Perder? ¿Cómo? ¿No es nuestro? Fue apenas un préstamo…. El más preciado y maravilloso préstamo ya que son nuestros sólo mientras no pueden valerse por sí mismos, luego le pertenece a la vida, al destino y a sus propias familias. Dios bendiga siempre a nuestros hijos pues a nosotros ya nos bendijo con ellos”.

Qué importante es que haya personas que estén por la labor de apoyar a las madres en su crianza muchas veces “contra corriente”. Yo hubiera dado todo el dinero que tenía para haber sentido más apoyo en mi parto, en mi lactancia, en mi entorno.

Esto no hace más que reafirmarme en mi decisión de cambiar el rumbo de mi vida profesional. Por eso estoy formándome como Asesora Continuum, porque yo también quiero aportar mi granito de arena para que poco a poco haya más personas apoyando una crianza natural y sobre todo, que den sostén a esas madres en vías de empoderamiento que lo necesiten.

También ha supuesto la primera separación nocturna que he tenido de mi hijo, casi tres años después de su nacimiento. Me costó conciliar el sueño, pensando en él, temiendo de que me echara tanto de menos como yo a él. Finalmente al volver a casa, tenía la sensación de haber faltado una semana entera, pero mi niño estaba bien, tranquilo y contento. Creo que estaba perfectamente preparado, más que yo.

En definitiva, toda una gran experiencia que pude compartir con mis queridas compañeras de Amagintza, dándonos además una oportunidad de conocernos un poquito más. Fue también un gusto conocer en persona a Noelia Prieto Gómez de Teta e Coliño, de quien estoy recibiendo la formación de Asesora de Lactancia.

 

Anuncios